Gran Canaria y Bélgica: una bella historia de vino

Pedro Ballesteros

Una historia escrita por D. Pedro Ballesteros. Este ingeniero agrónomo por la Universidad Politécnica de Madrid y Máster en Viticultura y Enología, y con distintos estudios sobre enología en España, Francia y Estados Unidos, trabaja en cuatro idiomas: español, italiano, francés e inglés, y tiene su base de operaciones en Bruselas, desde donde asesora a distintas empresas e instituciones. Ballesteros además de ser reconocido como Master of Wine en 2010, obtuvo, además, entre otros reconocimientos, el Premio Errázuriz al mejor expediente en el área de Negocio del Vino. Es copresidente, asimismo, para España y Jerez en Decanter World Wine Awards y juez/presidente de otro concursos internacionales como el Bacchus español, el concours Mundial Bruxelles, mundos Vini de Alemania, el Internacional Wine Challenge de Reino Unido o el Challenge Internationale du Vin francés. Tras este impresionante currículo se esconde un hombre sencillo, cercano y muy simpático, que disfruta como un niño del apasionante mundo del vino. El pasado mes de agosto estuvo por Gran Canaria, visitando varias bodegas de nuestra isla. Les dejamos con sus impresiones de Gran Canaria y su vino. Salud.  

Cada invierno, decenas de miles de belgas van a Gran Canaria, en busca de sol y playas de arena, a menos de cinco horas de Bruselas. Tan solo una minoría de turistas deciden aventurarse hacia el interior, muy montañoso y muy hermoso. Más raros son aquellos que están interesados en la gastronomía local, y casi nadie piensa en la historia de los lugares.

Sin embargo, existe una curiosidad enológica en Gran Canaria que le va a gustar conocer. Una denominación de origen, DO Gran Canaria, protege los vinos de la isla a partir de las variedades tradicionales. La tradición vitivinícola de Gran Canaria se remonta a 1590 y es de origen belga. Esta es uno de Amberes, Daniel Van Damme, quien estableció el cultivo de la vid en la isla. En 1575, huyendo de la Inquisición, se trasladó a Las Palmas de Gran Canaria. Gracias a su visión comercial, se convierte en propietario de una gran finca. Plantó los primeros viñedos y construyó una bodega en el interior de la isla, a unos quince kilómetros del puerto. En 1599, cuando la flota holandesa comandada por el vicealmirante Pieter van der Does ataca Gran Canaria, Van Damme se unió a las tropas españolas que defendían la isla, y ayuda a impedir el ataque. Se convierte en una figura histórica para la isla.

La memoria Van Damme está presente en Gran Canaria: un monumento lleva su nombre: la Caldera de Bandama (cráter Van Damme). Se trata de un volcán, cuya última erupción tuvo lugar hace dos mil años, dejando un suelo favorable para las vides. Aquí es donde Van Damme plantó su viña (actualmente se pueden visitar las ruinas del sótano de Van Damme).

En el siglo XIX, la viticultura se fue abandonado a favor de la caña de azúcar y otros cultivos, aunque desde 1990, ha habido un resurgimiento del interés por el vino y Van Damme regresa a la memoria, la viña se reconstituye en torno a su antigua propiedad. En 1994 se estableció una denominación de origen local, para acabar convirtiéndose en la DO de Gran Canaria en el año 2005.

La única posibilidad de supervivencia de un viñedo es la originalidad, por lo que no permite sólo las variedades tradicionales. Hay dos que son bien conocidas como la malvasía y moscatel, pero hay otras más específicas de la zona: Listán negro y blanco, Negramoll, Tintilla, Castellana, Baboso Negro, Vijariego, Gual, Marmajuelo, Breval …

Las Islas Canarias tienen un clima adecuado para la calidad del vino, gracias su flexibilidad, y al efecto refrescante de los vientos alisios, y su cultura de cultivar en altitud (hasta 1400 metros Gran Canaria). De hecho, las temperaturas del verano no son tan altas como los de Bélgica, y en invierno el termómetro no supera los 25°C. La naturaleza del suelo volcánico, no retiene el calor, hace que las islas posean la gama completa de las condiciones favorables para el cultivo de la vid.

Existen muchos estilos de vino en la zona. La mejor demostración obvia de la originalidad, se ven especialmente en las uvas rojas de las cepas de Baboso Vijariego, que son las más interesantes en mi opinión. Son bastante típicos los aromas de fruta negra, ciruela y matorral con algunas toques rústicos y picantes. Son bastante bajos en taninos, con una graduación alcohólica moderada y equilibrados en boca, siendo el Vijariego más potente y el Baboso más perenne. Los blancos son aromáticos, especialmente aquellos con Malvasia, nunca intenso, con un buen final. Yo prefiero los secos al semi-seco, pero me parece que este último es el que prefiere el público en general.

Mi productor favorito es Agala (Bentayga) con un blanco seco (Altitud 1318) fresco y agradable, y un Tinto Barrica bueno y elegante, muy personal. La bodega merece una visita, el lugar es espectacular, al pie del Roque Nublo, en la parte superior de la isla. El blanco de Mondalón, con Malvasia , Moscatel y Albilla es destacable por su precisión aromática. La Higuera Mayor es un Listán rojo un poco más “internacional”, con taninos más estrictos, finamente estructurados. Los Berrazales Tinto Roble, Rojo Mono – Varietal de Tintilla juega en la concentración, con un carácter balsámico muy peculiar en la final, también.

Por tanto, hay dos buenas razones para alegrarse durante su próxima visita a Gran Canaria: alimentar la curiosidad de los vinos de calidad muy originales y encontrar un pequeño pedazo de la historia de los belgas. Gran Canaria y los belgas, una bella historia de vino.

Fuente: Artículo publicado en la Revista Vino Magazine

Posts Relacionados

Dejar un comentario

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.